Mónica de Oriol: la burguesa sincera.


“[los jóvenes] se salían del colegio porque sin cualificación ganaban mil y hasta mil quinientos euros. Eran el rey del mambo el viernes y el sábado. Los amigos del cole sin un puñetera duro, y ellos llegaba el viernes y el sábado e invitaban a todas las niñas. ¿Qué hacemos con esa gente, cero cualificación? Tenemos un millón de personas así, que no tienen formación ninguna y un salario mínimo que te obliga a pagarles, aunque no valgan para nada, un dinero que no producen.

A gente diferente, trato diferente. Tú no puedes homogeneizar un mercado que no es homogéneo. En el Círculo defendemos que el salario mínimo solo se aplique a partir del momento en que tengas una cualificación o que hayas hecho formación dual. Que a las empresas les permita coger a chavales sin cualificación en formación dual: un salario inferior al marcado y darles formación en el intermedio. De esa manera rompemos una barrera, porque a esta gente nadie les contrata. Les das una oportunidad de entrar en el mercado de trabajo, y luego que se busquen la vida una vez que han entrado porque el problema es entrar en el mercado.

Más flexibilidad, aproximar el coste del despido a lo que es la media europea, que está en 18 días. En febrero de 2012, lo que se hizo fue bajar de 45 a 33. Seguimos siendo los últimos de la cola, después de Francia e Italia, cuando lo que tenías que haber hecho, ya que haces una reforma… chico, ponte a la cabeza. Parécete a Austria, parécete a Alemania, parécete a Inglaterra, parécete a Irlanda, que son los que no tienen paro.

Insistimos en que es importantísimo darle la segunda vuelta a la reforma laboral, para no perder esa generación perdida de todos los ni-nis, reciclarlos obligándoles a que se formen en formación profesional, o entrando en empresas por la vía dual rebajando el salario mínimo.

Es decir, hacerlos más baratos para que sean atractivos a las empresas, primer punto, y eso aceleraría la creación de empleo porque, en fin, todos compramos cuando lo que se nos ofrece es razonable de precio, por eso vamos a las rebajas. Pero no compramos, si estamos apretaos, cosas que son caras. Y cara es una cosa que produce menos que la satisfacción o la productividad que te crea.

Nos parece que la reforma laboral ha sido muy importante, pero se ha dejado el capítulo de reducir la dualidad de este mercado y se ha dejado también fuera el tema de la empleabilidad y de los subsidios, que son los más generosos del mundo mundial, que no están condicionados a la búsqueda activa de empleo, que generan situaciones de rentas de trabajo y de parasitismo sobre los que sí trabajan.

La reforma laboral ha sido la más revolucionaria en el ámbito que ha tocado, que es la descentralización de la negociación colectiva. El protagonista de su vida tiene que ser el ciudadano; el protagonista de la empresa tiene que ser el empresario, no las organizaciones empresariales; el protagonista en la negociación con la empresa tiene que ser el trabajador, no unos representantes sindicales que normalmente hace muchos años que no trabajan”.

Lo primero de todo agradecerla su honestidad, por otro lado, le recomendamos encarecidamente la lectura de obras como “Salario, precio y ganancia”, donde queda perfectamente explicada y desmontada la falsedad de la misma concepción burguesa que Marx despiezase hace “un par de semanas” y la que defiende Mónica Oriol y los supuestos intelectuales burgueses hoy vigentes. Caro es un precio por encima de su valor real, y el valor real de la fuerza de trabajo de nuestra clase, la obrera, es, como mínimo, el valor equivalente a las necesidades básicas de un trabajador: alimentación, higiene, vivienda, etc., ¿nos va a decir Mónica Oriol que con el salario minimo (el cual la burguesía estaría, como ella misma dice, encantada de abolir en todas las situaciones posibles) en el Estado español, la gente puede costearse siquiera sus necesidades mas básicas?. Evidentemente lo que resulta “caro” no son los salarios de la clase obrera, y sí lo fueran, como ejemplos cercanos, los sueldos astronómicos de no solo la gran burguesía (Botín o Amancio Ortega) si no todos sus más recientes defensores en nómina (Aznar y González casualmente en las empresas a las que han lanzado a la fortuna), los aun vigentes en el gobierno (los sueldos, coches oficiales y dietas de los políticos, por no hablar de los beneficios de la corrupción como en el caso Bárcenas), la asignación de dinero público a la Casa Real, incluidos sus escándalos de fraude fiscal, el dinero que se mueve en el mundo del espectáculo, como el cine, la música, el fútbol, etc.

PD: No diga en público “del mundo mundial” porque parece usted la versión burguesa de Manolito Gafotas.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s