La fortaleza de Brest y la dignidad de sus defensores


Brest fortaleza
La Alemania nazi invadía la Unión Soviética el 22 de junio de 1941. La fortaleza de Brest sería de los primeros objetivos a tomar por los invasores. La fortaleza construida un siglo antes en aquella localidad fronteriza, sería testigo de la lección de dignidad que dieron los defensores soviéticos.
Brest tenía una situación estratégica: Desde allí se controlaba el ferrocarril, los puentes del río Bug y la carretera que unía Varsovia con Moscú. El Ejército alemán necesitaba tomar la fortaleza cuanto antes y eliminar la resistencia en su retaguardia de la guerra relámpago. Parecía una empresa fácil para el que era en ese momento el ejército más poderoso del mundo, pero 9.000 soldados soviéticos se atrincheraron tras las murallas de la fortaleza.
fortaleza de Brest
Los alemanes intentaban el asalto sin éxito, produciéndose las primeras víctimas de aquella gran guerra. En aquella primera embestida, los soviéticos resisten pero las comunicaciones o la red de agua potable quedan totalmente inservibles. Fracasado el asalto, los alemanes inician los bombardeos, comenzando un asedio a una fortaleza. Las llamadas a la rendición eran constantes. Los alemanes garantizaban respetar la vida de aquellos que se rindieran, pero los soviéticos se mantuvieron firmes sin apenas comida ni agua. Totalmente aislados del mundo exterior, la derrota era cuestión de tiempo.
Ya el 24 de junio, la mayor parte de la fortaleza estaba en manos alemanas. Los soviéticos eran apresados a centenares. Las bombas alemanas y los lanzallamas no daban tregua a los defensores de Brest que aguantaron con aquella resistencia estoica hasta finales de julio.
fortaleza de Brest
Tres años después el Ejército Rojo expulsaría al oeste de Brest a los alemanes. En aquel momento se pudieron ver las cicatrices de la batalla en las paredes de la fortaleza. Las murallas estaban destruidas, los ladrillos mostraban restos de metralla y las paredes mostraban las inscripciones que los soldados grababan. La última de estas inscripciones está fechada en el 20 de julio (casi un mes de agónica resistencia), grabada en una pared dice: “Morimos pero no nos rendimos, adiós patria”.
Hoy en la ciudad bielorrusa de Brest se pueden observar las murallas de la fortaleza tal y como quedaron. Además hay toda una serie de esculturas a modo de homenaje, que reflejan con un realismo extremo la valentía y el heroísmo de quienes en 1941 defendieron la fortaleza de las garras nazis.
fortaleza de Brest
Morimos, pero no nos rendimos. Adiós Patria
No llores abuelo
No llores abuelo
fortaleza de Brest
fortaleza de Brest
fortaleza de Brest
Gabrilov fortaleza de Brest
Gabrilov fue uno de los jefes de la resistencia de Brest
 fortaleza de Brest
mapa fortaleza de Brest
Representación de la fortaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s