Theodoros Angelopoulos


Theodoros Angelopoulos

Director de cine griego. Nació en Atenas el 17 de Abril de 1935 , hijo de un pequeño comerciante, estudió Derecho en su ciudad natal y, después del servicio militar, se trasladó a París para estudiar con el antropólogo Claude Lévi-Strauss en la Universidad de la Sorbona. Realizó muchos y variados trabajos, y así, entró en contacto con el cine. Volvió a su país en 1964, donde trabajó como crítico cinematográfico para el periódico de izquierdas Dimokratiki Allaghi hasta su cierre en 1967. Después de fracasar en su intento de rodar un corto sobre un grupo de músicos pop, en 1968 consiguió realizar uno de 23 minutos, “Ekpombi”, nunca exhibido fuera de Grecia, en el que ya se vislumbraba el estilo del autor: utilización de tiempos muertos, de planos secuencia y alteración del eje cronológico, con dilataciones del ritmo espacio-temporal. Con “Días del 36” (1972), primera parte de una trilogía que continuó con “El viaje de los comediantes” (1975), considerada su obra maestra, y “Los cazadores” (1977), Angelopoulos comenzó una reflexión crítica sobre la historia contemporánea de Grecia, concretamente sobre el periodo que terminó con la dictadura de los coroneles. Siguió “Alejandro el Grande” (1980), que ganó el León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia. Marcello Mastroianni protagonizó dos películas suyas: “El apicultor” (1986) y “El paso suspendido de las cigueñas” (1991). Entre estas dos películas conoció a Tonino Guerra, con el que trabajó en “Paisaje en la niebla” (1988) y en la más reciente “La mirada de Ulises” (1995). En 1998 ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes con la película “La eternidad y un día”.

Desde sus comienzos “Reconstrucción” (1970), la obra de Angelopoulos se ha centrado en la relación con el pasado, tejiendo incansablemente el tiempo de los hombres, el tiempo de los pueblos y el tiempo de los mitos para construir un conjunto de reflexiones cinematográficas. Sus complejas construcciones narrativas y las amplias composiciones de los planos han propuesto una de las más ricas reflexiones sobre la historia del siglo XX de las que el cine ha sido capaz. Demostrado por sus películas de referencia que son “Los cazadores”, “El viaje de los comediantes”, “Viaje a Cítera”, “El paso suspendido de la cigüeña” y “La mirada de Ulises”, el trabajo del cineasta griego constituye sin duda alguna la única tentativa sistemática, en el contexto del cine europeo, de afrontar como una totalidad la historia moderna de este continente.

“Días del 36”

Angelopoulos no ha inventado solamente los relatos cinematográficos de la derrota de las esperanzas surgidas de la resistencia antifascista, del final del comunismo como ideología en decadencia en Europa del Este, y del final del bloque del Este como realidad geopolítica, con sus consecuencias sobre las relaciones entre generaciones, pueblos y países durante el transcurso del siglo XX. Angelopoulos ha inventado las formas cinematográficas necesarias para construir mediante el cine una reflexión singular sobre todas estas cuestiones. Lúcida, pesimista, esta búsqueda tomaba prestada las fuentes de la epopeya antigua, con el impulso panteísta del vínculo con la naturaleza, con la sensibilidad de los instantes de gracia, realistas u oníricos, extraídos del transcurso de la gran historia. Sirva como ejemplo la emocionante humanidad de Marcello Mastroianni caminando hacia la luz solar al tiempo que lo hacía hacia su destino en El apicultor, o la obstinada esperanza en otro lugar de los dos pequeños de Paisaje en la niebla.

Fuera de campo, se encontraban las tragedias, las traiciones, las renuncias, que saturaban el plano de soledad y melancolía; pero también se hallaba la infancia, los dioses, la repetida fórmula de la obstinación frente a la utopía, el extraño milagro de una mano sensual, de un cuerpo deseado, de una nieve para el encuentro o de un reflejo luminoso. Fuera de campo, a partir de ahora, en el cine de Angelopoulos ya no existe nada. La eternidad y un día, su película precedente (“enguantada de mármol, calzada con plomo”, como dice Cirano en el instante de su muerte).

“Viaje a Cítera”

Theo Angelopoulos, historia viva del cine con mayúsculas y afortunadamente en plena actividad creativa, transmite un enorme entusiasmo por la grandeza de su oficio, pero al mismo tiempo una terrible preocupación por el futuro del mismo. “Soy muy pesimista, temo por las nuevas generaciones de cineastas, sobre todo si han elegido, como yo lo he hecho, la vía personal”, El director de La mirada de Ulises enmarcó su inquietud por el mañana del cine en un escenario en el que, lamentó, “Hollywood acapara todas las carteleras; no sólo las europeas, sino las del mundo entero”. Recordó el cineasta griego que, antes de la caída del bloque socialista, en los países del Este “se hacía un cine muy importante”, que además era apreciado por los espectadores. “Ahora, en cambio”, deploró, “el público, desgraciadamente, acude en masa a ver películas americanas, mientras que las de Alexander Sokurov, por poner un ejemplo, tienen muy poca asistencia”.

Angelopoulos, que descubrió su vocación por el cine a finales de la década de los sesenta, después de haber abandonado la carrera de abogado y licenciarse en Literatura en París, abundó en que los creadores de su edad y condición, es decir, la de autor, tienen mucha suerte porque todavía pueden filmar con independencia y libertad. “En el futuro”, insistió, “no sé yo si eso va a ser posible”. Él volverá pronto a ponerse detrás de una cámara. Se le nota feliz explicando los últimos preparativos del rodaje de su próxima película -la segunda parte de la trilogía iniciada con Eleni-, que empezará a finales de octubre. La cinta se titulará El polvo del tiempo y la protagonizarán reputados actores como los estadounidenses Willem Dafoe y Harvey Keitel, el suizo Bruno Ganz y la italiana Valeria Golino.

Keitel y Ganz, que ya estuvieron a las órdenes de Angelopoulos en La mirada de Ulises y La eternidad y un día, respectivamente, conservan una buena amistad con este amable y extremadamente educado director. Éste suele contar que el protagonista de El piano cree que su papel del cineasta americano que recorre los Balcanes en busca de sus orígenes es uno de sus mejores trabajos. Aún hoy, de vez en cuando, el actor lo llama por teléfono y, como el inglés del director no es precisamente ideal, acostumbra a decirle con cariño: “Theo, no siempre te entiendo, pero siempre te siento”.

El polvo del tiempo, según contó Angelopoulos, abordará “50 años de historia del mundo”, desde 1953, y por primera vez en su carrera el director rodará íntegramente fuera de Grecia, en distintos territorios de la ex Unión Soviética, Alemania, Italia, Canadá y Estados Unidos. “Mi aventura continúa ahora fuera de la tierra materna, pero llevándola siempre en el recuerdo”, comentó. ¿El motivo? “La historia lo requiere, y las historias no las elijo yo, son ellas las que me eligen a mí. Nunca he sabido muy bien cómo sucede, pero pienso que quizás ya existen, y en algunos momentos privilegiados, a mí me pasa cuando duermo y justo antes de despertar, se manifiestan”, respondió con una sonrisa.

A lo largo de todos estos años, Angelopoulos ha creado lo que podría llamarse el método brechtiano de la cinematografía; el constante movimiento de la cámara une el espacio, el tiempo y las distintas acciones; los planos secuencia, la falta de continuidad, la evocación de las acciones “fuera de campo”; el uso poco ortodoxo de la música, las canciones y el silencio crean un extraordinario modelo de composición.

Fue miembro del jurado del festival de cine de Cannes en 1987.

Citas: –

“En USA siempre están haciendo la misma película pero con distintos actores.”

“El cine de hoy es como un rebaño de ovejas.”

“Estoy de acuerdo en que hay un cine de poesía y un cine de prosa, y luego el cine americano, que no es ni una cosa ni la otra. Una película tiene que ser una propuesta de diálogo, y las películas cerradas, como las que hacen los norteamericanos, son para idiotas.”

LIKS:  de donde podeis descargar su filmografia.

http://www.rebeldemule.org/foro/filmo/tema3506.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s