Bagration


La operación Bagration fue posiblemente la ofensiva más brillante y exitosa del ejército soviético durante la Gran Guerra Patria. En ella se aplastó por completo el otrora potentísimo ejército centro nazi, liberando Bielorrusia, las repúblicas bálticas y Polonia. Dejando el camino libre hacia Alemania.

Soldados soviéticos avanzando por los pantanos bielorrusos

Habrá a quien le sorprenda la importancia de esta operación, pues poca gente ha oído hablar de esta gran ofensiva soviética. La coincidencia en tiempo con la invasión de Normandía (operación Overlord) por parte de los aliados ha nublado su importancia. Los historiadores norteamericanos, británicos y franceses nos han apabullado también con relatos de esta acción militar hasta el punto de hacerla la batalla más conocida de la segunda guerra mundial y Hollywood también ha hecho lo propio, cuando su importancia real está muy por debajo de su fama. A modo de ejemplo, el 6 de julio de 1944 desembarcaron 815.000 soldados ingleses, polacos y norteamericanos contra unos defensores de segunda fila, mientras el 22 de julio de ese mismo año casi 2,5 millones de soldados soviéticos salían a combatir a lo mejor de lo que disponían los nazis en esta época.

Mapa con los 4 frentes; 3 Bielorrusos y 1 báltico

La operación Bagration (el nombre se debe al general Piotr Bagration, general que luchó contra Napoleon en Borodino) comenzó el 22 de Julio de 1944 con el asalto a Bielorrusia, justo tres años después del intento nazi de invadir la unión soviética, pero antes de todo los soviéticos habían enmascarado la operación haciendo creer a los alemanes que el asalto se produciría en Ucrania y no en el lugar donde se dio. Para ello movilizaron 6 cuerpos blindados a la frontera con Ucrania, al enterarse los nazis enviaron efectivos para reforzar las escasas tropas allí desplegadas, creyendo que el asalto seria contra el ejercito Norte ucraniano. Mientras los soviéticos enviaban (en un alarde increíble de capacidad logística e inteligencia) ingentes cantidades de soldados, carros y cañones al Norte, a la zona del báltico y de Bielorrusia para enfrentarse al ejercito centro. Este tipo de operaciones de engaño fueron llamadas por los soviéticos “maskirovka” o literalmente: camuflaje.

La operación fue dividida en frentes coordinados por dos grandes mariscales: el gran mariscal Vasilevsky dirigirá coordinadamente el 1º frente del báltico (dirigido a su vez por el mariscal armenio Ivan Bagramian)  y el 3º Bielorruso dirigido por el general Ivan Cherniajovsky. El frente de Bagramian atacaría la zona del Báltico, liberando las republicas de Estonia, Letonia y Lituania, haciendo retroceder a los finlandeses y lanzándose hacia Prusia. Para el asalto a Bielorrusia, existían, aparte del 3º frente Bielorruso, otros 2 frentes; el 1º bielorruso dirigido por el mariscal Kostantin Rokosovsky y el 2º frente bielorruso dirigido por el general Georgui Zajanov, ambos coordinados por el genial mariscal y héroe Georgui Zhukov.

V. Makarov, A. Vasilevsky e I. Cherniajovski durante la operación

Estos tres frentes se lanzaron contra unos 800.000 nazis sobre una extensión de frente de unos 700km, los soviéticos eran cerca de 1.200.000 hombres. Los alemanes sorprendidos y sin capacidad de respuesta fueron literalmente arrollados por la potencia del ataque de los soviéticos. Los cohetes katyusha y los cañones y obuses de gran calibre martilleaban el suelo mientras los orgullosos soldados del ejército rojo montados en los veloces T-34/85 abrían brechas en las defensas nazis.  La ofensiva fue liberando ciudades y pueblos; el primer y segundo frente bielorruso liberó Mogilev, Vítebsk y Bobrinsk a lo largo del mes, gracias también al apoyo masivo de los Sturmovik del ejército del aire soviético. La capital de Bielorrusia, Minsk, fue tomada el 31 de julio tras un brutal combate en el cual fueron capturados 50.000 alemanes, con ello se expulso a los nazis del territorio bielorruso. Los soviéticos estaban a las puertas de Varsovia. La operación Bragation que junto a la otra ofensiva lanzada en Ucrania (llamada Lvov-Sandomierz) habían hecho que todo el poder nazi en el este se quedara reducido a retales.

Soldados del ejercito rojo en Minsk

Los nazis nunca se recuperaron de este golpe, de hecho gracias a Bagration se dio a entender al mundo que al Reich de mil años no le quedaba ni uno de existencia. El total de bajas nazis fue de casi 400.000 efectivos (la suma de bajas de Stalingrado y Normandía), 110.00 heridos y unos 8.000 desaparecidos junto con miles de cañones, aviones y carros de combate destruidos o capturados.

Prisioneros de la operación Bagration desfilando por Moscú

Se pueden sacar dos conclusiones de esta operación, la primera es que los soviéticos sabían y mucho de táctica, al contrario que muchas de las opiniones de los historiadores pro-aliados sabían crear una excelente cooperación entre sus diferentes armas (artillería, infantería, aviación y blindados) aparte de un control de la logística magistral. Y que al contrario de lo que dicen, las derrotas más duras que tuvieron que afrontar los nazis se dieron en el este, concretamente en Moscú, donde se vio que los nazis no podían conquistar el mundo con su “blitzkrieg”, Stalingrado, la muerte del soldado alemán, Kursk, el golpe de gracia y el fin de las fuerzas blindadas alemanas y por último, Bagration la operación que abrió paso hacia Berlín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s