El sitio de Leningrado


900 días, del 8 de septiembre de 1941 a 27 de enero de 1944 estuvo sitiada por los Alemanes. Por término medio, 245 proyectiles caían diariamente sobre la ciudad. El hambre se convirtió en un aliado del enemigo. El cerco dejo atrapados a tres millones de personas, de las cuales cerca de 400.000 eran niños. El primer invierno fue el más duro: cesaron los sistemas básicos de la ciudad, electricidad, agua, gas, transporte… la ración alimentaría por persona alcanzo el nivel más bajo de todo el sitio, 125g por persona. Murió cerca de un millón de personas en la ciudad y la ciudad fue arrasada.

La batalla por el control de esta ciudad fue la más larga de la segunda guerra mundial, durante el tiempo del sitio la ciudad se tuvo que hacerse lo más autosuficiente posible, así que siguió fabricando armamento ininterrumpidamente durante todo el sitio. Las tropas alemanas al cargo de Wilhelm Ritter von Leeb tenían orden de tomarla sobre la marcha, pero las defensas que fueron construidas y la dura resistencia del ejército soviético hicieron que la operación se alargara, Hitler que no quería la ciudad ordeno destruirla. Con lo que se crearon varios grupos de artillería en los alrededores de la ciudad para destruir las defensas de los soviéticos y destruir los posibles focos de resistencia. Por su parte los soviéticos estaban dispuestos a defenderla hasta el final, con lo que se construyeron defensas y se mino la ciudad para que los alemanes nunca pudieran tomarla.

leningrado2004jd.jpg
Recogiendo Agua

El 19 de octubre de 1941 tras varios recortes en el racionamiento se llego a los 125g de comida por persona (250g para trabajadores). El invierno, uno de los más duros, donde se alcanzaron los -40º se llevo a muchas vidas, que juntadas a las de los bombardeos y la defensa de la ciudad diezmaron a la gran urbe del rió Neva. A esto hubo que añadir enfermedades como la tuberculosis por la falta de medidas sanitarias adecuadas. Aun así más de 500.000 personas se dedicaban a la recontracción de los servicios básicos y los destrozos causados por los bombardeos y 200.000 se habían alistado a las milicias para participar en la defensa de la ciudad.

La producción continuaba en las fábricas, se había vuelto totalmente bélica, se producían carros, fusiles, granadas, munición… todo lo necesario para la defensa de la ciudad, muchas fábricas no disponían de techos ni de calefacción pero la producción no se detenía. El organizador de la defensa de la ciudad fue Georgi Zhúkov que estuvo en ella hasta que Iósef Stalin le reclamo para que organizase la defensa de Moscú.
A finales de noviembre el lago Ladoga por fin se congelo, pudiendo ser creado un enlace entre la ciudad y el territorio controlado por la Unión Soviética, miles de toneladas de ayuda fueron enviadas a través de esta vía, así como evacuadas miles de personas. Pero este camino era muy peligroso ya que los alemanes lo bombardeaban abriendo grandes boquetes en el hielo que conduccian a las aguas heladas del lago.

leningrado3204ek.jpg
Tumbas de soldados Alemanes

A partir de primavera la situación empezó a mejorar en la ciudad, se consiguió colocar una tubería en el lecho del lago que enviaba combustible a la ciudad, y el trafico de barcazas empezaba a suministrar alimentos a los sitiados, con lo que las raciones fueron aumentando y la vida en la ciudad se empezó a restablecer, se abrieron teatros y bibliotecas. Aunque el cerco continuaba y todavía quedaban dos años de dura resistencia, al desplazarse el eje del ataque alemán al sur de la URSS, la presión descendió sobre la ciudad.

El 12 de enero de 1943 las tropas soviéticas al sur del lago Ladoga superaron a las tropas alemanas allí atrincheradas, encontrándose el frente de leningrado y el de Volkhov el 18 de enero. Por fin había un camino por tierra hacia leningrado.

Tras Stalingrado y las operaciones en el sur, los soviéticos por fin pudieron comenzar a preparar la liberación de la ciudad, en enero de 1944 se lanzo una ofensiva general en la zona de Leningrado, los alemanes tuvieron que retirarse. El 27 de enero por fin se puso fin al cerco, y a casi 900 días de resistencia. La liberación de la ciudad se hizo eco en todo el mundo. En la URSS fue celebrado, se crearon sinfonías en honor a la ciudad y el poeta Vladislav Jodasevich escribió: “en la tierra hay una sola capital, las demás son simplemente urbes”. Franklin Délano Roosevelt dijo que los leningradenses que defendieron su ciudad simbolizaron con ello el espíritu intrépido de los pueblos de la URSS y de todos los pueblos del mundo que resisten a las fuerzas de la Alemania Nazi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s