La verdadera história del P.S.O.E.


LA VERDADERA HISTORIA DEL PSOE

(O LA VERGÜENZA DE LA IZQUIERDA)

 

 

            Año 2004

Para justificar la postura de su partido ante diversos acontecimientos, el secretario general del PSOE ha aludido en numerosas ocasiones al pasado modélico y democrático de su partido, colocándolo como ejemplo a seguir en la lucha por las libertades, la defensa de la democracia, la lucha contra todo tipo de dictaduras, y la de la paz. Ello le da una mayor legitimidad, en su opinión, para poder hablar de estos temas y sobre la actitud ejemplar del PSOE en el pasado, poder construir el futuro. Veamos la veracidad de tales declaraciones:

Año 1879

Pablo Iglesias fundó el PSOE en 1879 con 900 miembros, y todavía hoy se le tiene enorme respeto y veneración en su partido. El crecimiento del PSOE  fue lento y difícil. En 1886 apareció el semanario del partido, llamado “El Socialista”, y en 1889 el sindicato ligado al partido, UGT, el cual no se independizaría hasta finalizado ¡el siglo XX! (CCOO, fue fundada en los años 50 por miembros del PCE, aunque desde su nacimiento fue libre en su organización, funcionamiento y acción, un ejemplo de democracia sindical).

En un reciente congreso del PSOE, Felipe González cerró su discurso subiendo una foto de Pablo Iglesias y hablando de él en un tono afectuoso y nostálgico recordando su lucha por la democracia y las libertades, la honradez que le caracterizó, su coherencia, su lucha por la paz, y recordó como él y muchos como él habían sido perseguidos por defender tales ideas. Con ello se rendía un tributo a quién debe ser un modelo a seguir por cualquier socialista, y se recordaba años de persecución a los socialistas por el mero hecho de creer en la democracia…

Año 1909

Semana trágica de Barcelona; como protesta a la guerra de Marruecos, se organizan por socialistas múltiples disturbios y desmanes como el asesinato de clérigos, profanación de tumba o expolio a iglesias donde robaban las obras de arte, no para repartir el dinero sacado de su venta entre los pobres de la ciudad condal, sino para financiar al PSOE ( ya empezaban con lo suyo).* Los comunistas no tuvimos nada que ver con esto ya que el PCE no fue fundado hasta 1921.

Año 1910

Pablo Iglesias reconoce su implicación en la Semana Trágica de Barcelona, defiende la figura de Francisco Ferrer (sanguinario terrorista), reconoce que “la legalidad le interesa sólo mientras le beneficie”, como se puede ver un auténtico demócrata. Muchas calles de España aún llevan el nombre de este ejemplar luchador por la libertad.

Año 1923

El PSOE  apoya la dictadura de Miguel Primo de Rivera, después de abandonar la Internacional Comunista por considerarla demasiado “roja”, y colabora con este General, padre del fundador de Falange Española (José Antonio); sin ir más lejos destacados miembros del PSOE ocuparían la Consejería de Estado, el Consejo de Trabajo, el Consejo Interventor de Cuentas, y otros órganos del régimen.

Ello permitió a los socialistas una libertad de acción y de expansión de la que no gozaban ni comunistas ni anarcosindicalistas, que sí se opusieron a la dictadura.

Años 1929-1930

Cuando la dictadura de Primo de Rivera empieza a zozobrar, los socialistas abandonan el barco, pero a la vez se niegan a participar en la instauración de una República, para después, en septiembre de 1930 apoyar las huelgas que demandaban esa forma de Estado.

Año 1931

Se proclama la República, el PSOE entra en el gobierno de forma apresurada. No se le podía escapar una ocasión como esta para realizar sus mezquinos fines.

Año 1933

El PSOE abandona el gobierno, deja tirada a la República ante el avance de la derecha; antes el ministro socialista Jiménez de Asúa crea la modélica Ley de Vagos y Maleantes (no fue Franco, aunque tampoco me hubiera extrañado).

Año 1934

El PSOE da un golpe de Estado contra la República y su gobierno; no admite la victoria de la CEDA e intentar acaparar todo el poder; un golpe de Estado en toda regla, como el de Franco dos años después, pero con menos éxito.

Año 1936

El PSOE  prepara a conciencia la guerra civil; incentiva la crispación social para después traicionar a sus aliados de la República; es curioso observar como fueron los socialistas los únicos izquierdistas que no fueron aniquilados, torturados, exiliados y encarcelados por el régimen de Franco, se les perdonó sus  “pecados” y una vez acabada la guerra civil, volvían a pasear tranquilamente por las calles como si nada hubiera pasado, aunque escuchando a muchos líderes socialistas parecen haber estado toda su vida entre rejas.

Y es que en los últimos meses de la contienda, los astutos socialistas, viendo en el cercano horizonte la derrota inminente de la legalidad republicana, urdieron una serie de planes y estratagemas, en las que Franco les liberaba de toda responsabilidad, e incluso el PSOE se enfrentó al Partido Comunista, pues este tomó las riendas en solitario en la lucha contra el fascismo y la agresión exterior de Hitler y Mussolini, debido a la enormísima eficacia del PCE en su cadena de mandos y cuadros, a la férrea disciplina interna y a la inestimable ayuda de la URSS y de otros países amigos de la República, contando con el apoyo de voluntarios antifascistas de todo el mundo (Brigadas Internacionales), organizados todos ellos por la Kominform (órgano de la Internacional Comunista). Pues bien, temeroso el PSOE del predominio del PCE durante la guerra, hizo y deshizo con los sublevados fascistas cuanto pudo para traicionar a sus “compañeros”, véase la Junta del coronel Casado, militar socialista que pactó con Franco la entrada en Madrid del ejército sublevado.

Años 1939-1977

Tras los varios complots y golpes de Estado, ya mencionados, en los que estuvo inmerso el PSOE en los últimos meses de la guerra civil, comenzó una larga etapa en la que el PSOE no se distinguió por su lucha antifranquista, que quedó en manos del Partido Comunista. Las pugnas internas del PSOE (parece que en ocasiones también sentían cierta animadversión hacia el stalinismo), continuaron después de la guerra civil; Llopis accedió a la secretaría general en 1950 desde donde siguió una política anticomunista y de alianza con los monárquicos de don Juan, que culminaría en el Pacto de Munich de 1961, por el que monárquicos y socialistas pactaban el régimen posterior al franquismo, en el cual se establecía la pinza al PCE para impedir su ascenso al poder, pues se trataba de un partido perteneciente a la izquierda real, lo que no interesaba a Occidente.

En 1973 Felipe González llegó a la secretaría en el congreso de Suresnes, en el que se desarrolló un juego bastante sucio contra sus oponentes, por parte de él mismo y de los poderes fácticos (lobbies) que siempre ha habido tras la sombra del PSOE, sin ir más lejos, el propio González obligó a todos los delegados asistentes a dicho congreso, a aceptar una enmienda al documento final, por la que el PSOE renunciaba al marxismo como filosofía predominante, abrazando al neoliberalismo y a la más salvaje economía de mercado, la cual predominaría en su programa una vez llegó al gobierno.

Ese interés del Occidente, o mejor dicho del capital y multinacionales occidentales, en que en España no triunfase el verdadero partido representativo de la izquierda, entiéndase, PCE, se plasmó en el gigantesco apoyo económico al PSOE por parte de las socialdemocracias alemana y sueca, así como el apoyo logístico, económico y financiero de la CIA norteamericana, el tío Sam debía procurar instaurar en el sur de Europa otro de los muchos gobiernos títeres que tenía por todo el mundo, y que mejor que amamantar a los lobeznos del PSOE, pues era algo obvio, que una vez muerto Franco, en España ganaría la izquierda, pero había que procurar que fuera una izquierda light, hecha al gusto yankee. En definitiva, la CIA deseosa de evitar que el PCE fuera la primera fuerza de oposición en España, en 1975, dos semanas después de la muerte de Franco, la policía tenía órdenes de no detener bajo ningún concepto a Felipe González, muy conocido ya por aquel entonces.

Años 1977-1982

En 1975, el PSOE en panfleto El Socialista, había dicho que Juan Carlos I no podía ofrecer una cara distinta a la de Pinochet (con el tiempo el monarca ha caido bien a todo el mundo por la misma razón que alega a todo el que se le pregunta: “porque es simpático y campechano”, sin entrar a valorar el papel inmensamente inútil y perjudicial que tiene la monarquía para el estado español, y por no hablar de lo que nos cuesta a los contribuyentes de este pais), y defendía una república a ultranza, pero la verdadera intención del PSOE no era otra que la de chantajear a la corona a través de una negociación sucia.

Durante el gobierno de Adolfo Suárez y la UCD, el PSOE llevó adelante una posición durísima e irresponsable, las ansias de poder prometido por Washington les  cegaban. Su labor fiscalizadora fue absoluta, hizo una política de acoso y derribo cuya repugnancia aún es merecedora de recordar, baste dos ejemplos: cuando la UCD empezaba a negociar para meter a España en la OTAN, el PSOE se llevaba las manos a la cabeza y propugnaba el NO A LA OTAN DE ENTRADA, pues bien, años después, al celebrarse el referéndum, el PSOE apoya el ¡SI!, increible pero cierto. Uno de los más destacados líderes socialistas del momento: Javier Solana era el firmante de un Manifiesto en contra de la OTAN avalado por 25 intelectuales de moda en aquel momento; años después Javier Solana, aún más destacado líder socialista, pues había ocupado varias carteras como ministro, ¡tachán! Secretario General de la OTAN y principal instigador del ataque e invasión en 1999 de Yugoslavia, donde murieron miles de civiles inocentes bajo el fuego de los aviones OTAN. Otro bonito ejemplo de coherencia política y ética, fue cuando Felipe González le reprochaba a Adolfo Suárez, en una sesión parlamentaria, que cómo podía consentir tener el país con un millón y medio de parados, si fuera él, dimitiría; con los gobiernos socialistas sobrepasamos los CUATRO millones de parados, y Felipe González nunca dimitió. La “vuelta de la tortilla” es una estrategia muy utilizada por las organizaciones políticas, pero en el caso del PSOE resulta del todo flipante.

Pero si hay un personaje popular en aquel momento, dentro y fuera del PSOE, ese era Alfonso Guerra, que criticó las maniobras corruptas de los gobiernos ucedistas, pero que no importó para que su hermano Juan Guerra protagonizara uno de los capítulos más vergonzosos de la política contemporánea española, y es que tenía en Andalucía, despachos propios por doquier entre otras cosas, pero eso es harina de otro costal; o por mencionar algún asunto más de Alfonso Guerra por ejemplo cuando utilizó un avión Mystere del Ejército para desplazarse con su familia al Algarve portugués en un viaje de placer, etc…

Años 1982-1996

Los socialista prometieron 800.000 puestos de trabajo, el “OTAN no de entrada” y la ética. Dejaron un paro del 21 %, niveles de un país del Tercer Mundo, un país comprometido con la organización militar OTAN y participando con nuestro ejército en bombardeos a pueblos de todo el mundo, una imparable concesión a los nacionalismos separatistas cuando perdieron la mayoría absoluta y en vez de pacto un gobierno de progreso con IU, pactaron con la derecha burguesa catalana y vasca (CIU y PNV); Felipe González decía: España, antes rota que roja; y un incesante rosario de escándalos de corrupción: Juan Guerra, Flick, Filesa, Cruz Roja, Luis Roldán, las cuentas de la Expo, Mariano Rubio, Ibercorp, las escuchas ilegales del CESID (bueno, por lo menos nos sirvieron para saber que el rey estaba enrollado con Bárbara Rey, y como buen Borbón que se precie saber que era un mujeriego y un vicioso), los GAL que provocaron 25 de nuestros conciudadanos, asesinados en una guerra sucia contra ETA “muy democrática”, y por la que se encarceló al ministro de Interior y otros altos cargos, que acusaron directamente al propio Felipe González, pero que como buen criminal, dejó pocas pruebas en sus delitos; los videos comprometedores hechos a periodistas contrarios al felipismo (vgr. Pedro J. Ramírez entre otros), como se ve la libertad de opinión también era muy favorecida por los gobiernos del PSOE ; el uso indebido de los fondos reservados, fondos que salen de todos nuestros bolsillos; Rumasa, amigos y gente cercana al PSOE que se enriquecía con negocios fraudulentos y favoritismos corrupción ante la aquiescencia del PSOE; la amistad entre Felipe González y otros dirigentes corruptos (también socialistas) como Bertino Craxi, Carlos Andrés Pérez, etc… El estrecho lazo con otras “democracias” del planeta, como puede ser la democracia marroquí de Hassan II, la democracia saudí del rey Fahd de Arabia, la de Margaret Thatcher, la de Ronald Reagan (amigo íntimo de Felipe González, destacado demócrata y pacifista), etc…

En el plano económico, el PSOE haciendo alarde de su natural inclinación hacia las políticas sociales propias de la izquierda y su compromiso con el socialismo, sistema económico totalmente opuesto al capitalismo, emprende una serie de reformas de marcado signo neoliberal, entre las que cabe destacar la venta de 42 empresas públicas y de participaciones en otras 10 (la mayoría con balance positivo, aunque en una empresa pública, de lo que se trata es de cubrir un servicio público, que por definición suele ser deficitario, no de obtener un beneficio capitalista) en un periodo que va desde1984 y1994 según datos del antiguo INI (Instituto Nacional de Industria), hoy llamado SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales); perpetuación del régimen agrario de la Seguridad Social que consiente que el jornalero deba ir a solicitar al patrón “las firmas” para poder cobrar el subsidio de desempleo (y tuvieron 14 años para cambiarlo); creación de las ETT´s, que ya sabemos todos en lo que consisten; etc…

Todo esto se completaba con una gran megalomanía que hizo que Felipe González se paseara en el yate Azor, el mismo que utilizaba Franco para sus paseos de recreo; que hizo construir en la Moncloa un búnker a prueba de bombas nucleares, dato que prueba la gran “mano izquierda” que tenía en política internacional y como se ganaba la simpatía de los líderes de todo el mundo y su confianza en ellos; por supuesto de tan faraónica obra se beneficiaron constructores cercanos al PSOE, pero a eso ya estamos acostumbrados.

Tampoco faltó el control absoluto del Poder Judicial (“Montesquieu ha muerto”, dijo una vez Alfonso Guerra), cargándose la división de poderes. Hay que mencionar lo bien que se portó el PSOE  con el primer juez que quiso esclarecer muchos asuntos del felipismo, Marino Barbero, que como premio estuvo a punto varias veces de perder la vida en diversos accidentes de “circulación” y que le pusieran un bonito despacho en los sótanos de la Audiencia Nacional, de donde era Magistrado;  controlando el Cuarto Poder, a través de la alianza con el Grupo PRISA (El País, Canal +, Cadena Ser y filiales, multitud de editoriales como Santillana, revistas especializadas, y en los últimos tiempos Telecinco, etc…) propiedad de Jesús de Polanco (todo un socialista) sin contar con los medios públicos en el ámbito donde gobierna el PSOE (Canal Sur en Andalucía por ejemplo, y el grupo de televisiones y radios locales Localia, etc…). TVE, gobernando el PSOE llegó a poner un “VOTA PSOE” durante 1 segundo en plena campaña electoral de 1986 cuando Butragueño marcaba un gol a Dinamarca en el Mundial de Méximo 86. Todo se completó con la compra y posterior cierre de Antena 3 Radio, emisora opuesta al felipismo.

El PSOE mantuvo y estrechó lazos con la OTAN y U.S.A.; el PSOE  bombardea con y sin mandato de la ONU  a mujeres y niños en Irak y Yugoslavia. En 1991 el gobierno del PSOE intervino en la guerra contra Irak prestando un inestimable apoyo logístico a U.S.A. en los bombardeos a Irak, despegando de España, y concretamente de las tres bases U.S.A- United Kingdom.- OTAN que se encuentran en Andalucía (Morón, Rota y Gibraltar), cuando curiosamente la idiosincracia del Pueblo Andaluz es favorable al entendimiento entre todos los pueblos del mundo y la fusión de múltiples culturas como demuestra nuestra gloriosa Historia. Tal intervención era rechazada de plano por la inmensa mayoría del pueblo españo (como en 2003) pero al que también el PSOE hizo oídos sordos. En la guerra de Yugoslavia, Javier Solana, destacado socialista ya mencionado, y Secretario General OTAN, ordena la invasión de este país, provocando la muerte de miles de criaturas inocentes y destruyendo las infraestructuras del país, bajo la dirección U.S.A., y enviaron tropas de tierra en la postguerra (contingente español en Serbia), a pesar de no contar con el permiso de la ONU, ya que se vetó la invasión por 2 miembros del Consejo de Seguridad (Rusia y China).

Años 1996-2003

Las bases del PSOE eligen a Borrell, pero los poderes fácticos del PSOE lo derriban; tras la marcha de Felipe González, el PSOE sigue defendiendo los intereses del Grupo PRISA (vota en contra de la Ley del Fútbol), y para legitimizar a su nuevo líder convoca primarias de donde sale elegido Josep Borrell, socialista no felipista, pero felipistas y polanquistas  lo torpedearon hasta forzar su dimisión en un nuevo ejemplo del respeto que tiene el PSOE  a las reglas de la democracia, incluso la interna dentro de su partido; se coloca al frente del timón Joaquín Almunia, en 2000 la derecha obtiene mayoría absoluta. Después de esto, sale elegido como secretario general Zapatero, un desconocido de la política española con pinta de capullo, pero con la misma maldad intrínseca de la que gozaba Felipe González. O mejor dicho ZP, muestra de cómo los socialistas apuestan por el marketing U.S.A. para estas elecciones.

Año 2004

Ante los próximos comicios, mucha gente que nos consideramos de izquierdas nos invade la misma duda para el día D ¿qué hacer?, darle nuestro voto a ZP o votar indirectamente a ZP, a través de IU. Todo sea con tal de echar a la derecha, pero….¿para poner a quién? ¿a ZP? Tal vez esta cuestión debería ser objeto de un análisis más profundo del que yo pueda darle en este borrador, pero aún así, sí tengo claro algo: evidentemente la mejor manera de echar a la derecha, y evitar que entre la derecha (parace paradójico pero así es), es votar a la izquierda, la real y tangible de verdad claro, sin andarme por las ramas votar a IU, única formación capaz de forzar a esa derecha con cara social, a acercarse lo más mínimo a una política de izquierdas y para todos, y no por mérito de IU en sí, sino porque en su seno late todavía el corazón de miles de españoles que dieron su vida por unos ideales como puede ser la libertad, la democracia, la solidaridad…, y que se encuentran perfectamente reflejados en el Partido Comunista de España, único exponente de la voluntad popular en el Estado español.

Por todo ello, ¡cuidado¡, votar a IU, pero sin dejarnos fagocitar por ZP y sus esbirros

Porque el PSOE es también un partido capitalista que beneficia a los más ricos, es decir, banqueros, constructores, terratenientes y multinacionales.

Porque sólo hay que acercarse lo mínimo y con el Programa por delante.

Porque el PSOE, como caso español, y el resto de partidos socialistas (entiéndase tambíen los llamados socialdemócratas, demócratas, laboristas,….) no dejan de ser la otra cara de la misma moneda: las fuerzas fácticas del capitalismo que en forma más agradable que los tradicionales partidos de derechas, dividen a la voluntad de millones de trabajadores y ciudadanos de todo el mundo, enfrentándolos entre sí, y acaparando entre ellos el poder del pueblo a su antojo para seguir acumulando más capital a costa de todo.

2 Respuestas a “La verdadera história del P.S.O.E.

  1. Este tema está hoy en día muy cerrado y parece tabú, nadie sabe de verdad que el soe es un vendido al capital. NO ES SOCIALISTA SINO SOCIALDEMÓCRATA.. QUE ES DIFERENTE!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s